¿Sufres tos crónica? Causas y remedios para aliviarla

mujer tos persistente

Tipos de tos y tos crónica 

La tos es una reacción muy común que consiste en la expulsión brusca y repentina de aire mediante movimientos espasmódicos repetitivos, que tiene como finalidad despejar las vías respiratorias de mucosidad, elementos extraños o irritantes. 

La tos es un gran aliado de nuestro organismo y un síntoma de alerta en caso de enfermedades respiratorias. 

Según su duración, podemos clasificar la tos en tres tipos: Tos aguda, tos subaguda y tos crónica. 

  • Tos aguda: Es el tipo más común. Aunque en la mayoría de los casos remite por sí sola, cuando se prolonga más de diez días es recomendable visitar al médico para un diagnóstico y tratamiento adecuados. 
  • Tos subaguda: Es la prolongación de la tos aguda hasta las seis u ocho semanas. 
  • Tos crónica: Se trata de una tos persistente que se dilata más de ocho semanas y que debe de ser diagnosticada y tratada por un especialista, pues puede ser indicador de enfermedades más serias. 

Más que una simple molestia, la tos persistente es agotadora. No cesa durante el día ni la noche, afecta en el ámbito profesional y en el entorno social; interrumpe el sueño y priva del descanso necesario; en casos graves requiere polimedicación y puede presentar complicaciones como: 

  • Dolor de cabeza.
  • Transpiración excesiva. 
  • Incontinencia urinaria. 
  • Desmayos. 
  • Fractura de las costillas. 

En casos crónicos la tos persistente puede incluso derivar en un cuadro de ansiedad o depresión. 

Síntomas que acompañan a la tos crónica 

Muy a menudo la tos persistente viene asociada con otros síntomas, según cual sea la causa que la provoca, y recibe el nombre de síndrome de la tos crónica. 

Algunos de los síntomas más comunes son: ardor estomacal o indigestión, sibilancias (sonido silbante al respirar), disnea (dificultad respiratoria o falta de aire), cosquilleo permanente e irritación en la garganta, ronquera y carraspeo continuo, congestión o secreción nasal, goteo retronasal o estornudos o gusto extraño en la boca. Con menos frecuencia algunos pacientes describen una opresión en el tórax. 

En general, conviene consultar a un médico cuando la tos se prolonga más allá de las ocho semanas y se presenta con cualquiera de los siguientes síntomas: 

  • Tos con mucosidad espesa. 
  • Tos con sangre. 
  • Sibilancias. 
  • Ronquera permanente. 
  • Fiebre (igual o superior a 38° Celsius). 
  • Pérdida de peso involuntaria. 
  • Sudoración nocturna significativa. 
  • Hinchazón del rostro y reacción alérgica en la piel. 
  • Dificultad para respirar. 
  • Dolor de pecho. 
  • Debilidad. 
hombre sintomas tos persistente

Causas de la tos crónica 

En muchos casos el síndrome de la tos crónica es de origen multifactorial, es decir, sucede por más de una causa. 

Algunas de las más comunes, por sí solas o en conjunto, son: 

  • Tabaquismo: Uno de los principales factores de riesgo de la tos crónica que puede afectar a fumadores, exfumadores o fumadores pasivos.
    Según la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), un 7% de la población general presenta tos crónica, cifra que se eleva hasta el 30% entre la población fumadora. 
  • Infecciones. Tos que permanece como remanente de infecciones virales comunes de las vías respiratorias como la neumonía, la gripe o el resfriado. 
    Otra causa de tos crónica, aunque no siempre diagnosticada, es la tosferina. Una enfermedad infecciosa y contagiosa caracterizada por ataques de tos convulsiva. 
  • Goteo nasal posterior. Tos que se desencadena por el exceso de mucosidad que gotea por la parte posterior de la garganta.
  • Asma y/o alergias comunes. Tos seca que puede aparecer, desaparecer o empeorar según factores como la estación del año, el frío o la exposición a substancias químicas o contaminantes. 
    En niños el asma es la causa más frecuente de tos crónica, por delante incluso del goteo nasal posterior o rinitis. 
  • Bronquitis crónica. Tos persistente causada por la inflamación constante de las vías respiratorias principales (bronquios) y la dificultad de expectorar. 
    La bronquitis crónica junto con el enfisema pulmonar se conoce como EPOC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, una dolencia grave estrechamente relacionada con el tabaquismo. 
  • Enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE). Tos causada por la irritación constante del esófago por el efecto de los ácidos que salen del estómago.
  • Efectos colaterales de algunos medicamentos. Tos causada por los efectos de fármacos que se recetan, por ejemplo, en caso de presión arterial alta o insuficiencia cardíaca.
  • Causas emocionales. Aunque es común, la tos psicógena suele diagnosticarse por descarte. Es una tos seca provocada por causas emocionales que no responde a un motivo físico y que desaparece con el sueño. Responde bien a tratamientos psicológicos como la psicoterapia o el aprendizaje de técnicas de respiración y relajación. 

Con menos frecuencia, las causas de tos crónica también pueden ser:

  • Asfixia por alimentos u otros cuerpos extraños en la garganta. 
  • Altos niveles de contaminación ambiental (que empeora en el caso de personas con asma o EPOC). 
  • Bronquiectasia (daño en las vías respiratorias). 
  • Bronquiolitis (Infección viral de los bronquiolos). 
  • Reflujo laringofaríngeo (ácido del estómago que pasa a la garganta). 
  • Fibrosis quística. 
  • Sarcoidosis (acumulación de células inflamatorias en los pulmones). 
  • Cáncer de pulmón.
diagnostico medico tos cronica

Diagnóstico y tratamiento 

Para realizar un diagnóstico certero en primer lugar es necesario determinar los desencadenantes de la tos (frío, cambio de estación, sueño, alimentación, esfuerzos, infección reciente...), su forma de presentación y el momento de aparición. 

Las formas de presentación pueden ser: 

  • Súbita: Presencia de un cuerpo extraño. 
  • Productiva: Tos con mucosidad y expulsión de moco. 
  • Seca o improductiva: Tos sin mucosidad. 
  • Persistente
  • Recurrente
  • Convulsiva. 
  • Tos con sangre. 

Momento de aparición: 

  • Por la noche
  • Sólo durante el día
  • Al levantarse por la mañana. 
  • Diurna y nocturna
  • Después de comer
  • Estacional

Existen variedad de tratamientos para la tos crónica o persistente que incluyen medicamentos orales, líquidos y comprimidos, aerosoles nasales e inhaladores. Podemos dividir los tipos de medicación según la causa o causas diagnosticadas: 

  • Antibióticos: Tos causada por una infección bacteriana. 
  • Glucocorticoides, broncodilatadores: Tratamientos inhalados efectivos para el asma que reducen la inflamación y dilatan las vías respiratorias. 
  • Antihistamínicos, glucocorticoides y descongestionantes: Adecuados en caso de alergia, congestión y goteo nasal. 
  • Bloqueadores de la producción de ácido gástrico: Indicados en casos de reflujo para evitar que el ácido pase al esófago o a la faringe. 
  • Supresores de la tos: Cuando no se da con la causa, pero se pretende aliviar su sintomatología, puede tenerse en cuenta la medicación antitusiva. No es efectiva con el factor desencadenante pero calma la tos y mejora la calidad de vida del paciente, que es un punto muy importante. En este campo destaca la Cloperastina que es la única molécula antitusiva que posee un doble mecanismo de acción central selectivo y periférico.
miel para aliviar tos persistente

Remedios caseros para aliviarla 

En paralelo al tratamiento, algunos remedios caseros pueden ayudar a calmar la tos y aliviar sus efectos derivados. Estos son algunos consejos

  • Beber agua y tomar líquidos calientes, como caldo o infusiones, pueden ayudar a suavizar la irritación de garganta. 
  • Chupar caramelos contribuye a calmar el picor en la laringe y a aliviar la tos seca. 
  • Tomar miel y limón, que combinan propiedades antisépticas de la vitamina C con las antiinflamatorias y antibacterianas de la miel. 
  • Humedecer el ambiente con la ayuda de humidificadores de aire, o tomar una ducha con mucho vapor. 
  • Evitar la exposición a elementos irritantes para los pulmones como el humo del tabaco. 

En definitiva, aunque la tos persistente supone un importante deterioro de la calidad de vida, en líneas generales se puede prevenir o tratar; en ocasiones gracias a la intervención de diversos especialistas (alergólogos, gastroenterólogos, otorrinolaringólogos, neumólogos...). 

Así que, como siempre, una consulta médica a tiempo y un diagnóstico precoz jugarán a nuestro favor y nos ahorrarán días de tos y muchas noches en vela. 

mujer cansada tos persistente

Descubre otros tipos de tos seca

Otras lecturas recomendadas

Cuándo acudir al médico a causa de la tos

Cuidado de las vías respiratorias

Consejos para prevenir la tos seca