La tos nerviosa o psicógena

Mujer profesional conferencia en auditorio

¿Qué es la tos nerviosa?

Aunque habitualmente la tos es un síntoma asociado a enfermedades respiratorias o a patologías físicas, hay un caso en el que el reflejo de la tos se activa por causas psicológicas: la tos nerviosa o psicógena.

En ocasiones, lo que puede parecer un caso más de tos seca o improductiva es en realidad una reacción somática ante ciertas situaciones de estrés o de desequilibrio emocional, pero con frecuencia el afectado no relaciona la causa con el efecto, y atribuye la tos al frío, a un resfriado reciente, a un perfume intenso.

La tos nerviosa o psicógena no está causada por enfermedades ni es peligrosa para la salud, aunque sí puede tener consecuencias a nivel de seguridad o autoestima puesto que interrumpe situaciones de nuestra vida, tanto en el ámbito personal como profesional.

Este tipo de tos cuesta más de diagnosticar. Antes de pensar en ello como una opción, los médicos habitualmente tratan de cerciorarse de que no dejan por el camino la consideración de cualquier otra dolencia que pudiera acarrear consecuencias para la salud.

La tos nerviosa se caracteriza por ser seca y ronca. Con el tiempo puede afectar a la laringe y cuerdas vocales. Aunque no representa un riesgo, sí debemos cuidar nuestra garganta, pues al final se manifiesta como una tos convencional provocando irritación de las vías respiratorias superiores y dolor de garganta. También podría llegar a complicarse si se solapa con otras patologías.

Tipos de tos nerviosa

La tos nerviosa puede ser puntual o recurrente.

La tos nerviosa puntual sucede en un momento de nervios acotado y justificado, por ejemplo, a la hora de exponer o dar una charla ante un público. La situación de nervios nos puede secar la boca y la garganta en un momento, generando ciertas molestias y activando el reflejo de la tos.

Si crees que en tu caso puede tratarse de tos nerviosa recurrente, debes acudir al médico para un correcto diagnóstico.

Causas de la tos nerviosa

La tos nerviosa no tiene su origen en el plano físico, sino en el mental o psicológico.

Chica ataque de tos en el tren

Es posible que en algún momento de nuestra vida ocurra algún hecho traumático que altera nuestro sistema nervioso, o bien que nos vemos sometidos a una carga o presión excesiva durante un largo periodo de tiempo y al final se dispare el detonante de la tos.

Como dato, debemos recordar que las situaciones de estrés sostenido pueden llegar a comprometer nuestra sistema defensivo o inmunológico, abriendo las puertas a trastornos o dolencias, somáticas o no.

Síntomas de la tos nerviosa

Una de las principales características que identifican a la tos nerviosa y la diferencian de la tos seca por causas fisiológicas, es que la tos nerviosa, aun siendo brusca e incontrolable durante el día, desaparece por la noche o remite en aquellos momentos en los que la persona afectada está distraída. Más allá de este hecho, la tos nerviosa se presenta con la misma mecánica que la tos seca normal.

Si en algún momento aparecieran otros síntomas como fiebre, secreción nasal, congestión, mucosidad o flemas no estaríamos ante un caso de tos nerviosa sino de alguna dolencia o patología por determinar.

Para concretar los síntomas de la tos nerviosa o psicógena diremos que:

  • Es una tos seca, sin moco ni flema.
  • Es una tos que no es constante, es decir, puede aparecer y desaparecer sin pauta específica, de día o de noche según el caso.
  • No presenta otras dolencias ni molestias respiratorias.
  • La tos se detiene cuando la situación de la persona mejora y su estrés desaparece.
  • También puede suceder lo contrario al punto anterior, que la tos surja cuando la persona se relaja tras un tiempo de estrés, angustia o tensión emocional. Es habitual que las personas enfermen tras un sobreesfuerzo a nivel laboral o al pasar por una situación emocional intensa.
  • La tos nerviosa puede irritar las vías respiratorias, como una tos seca convencional.

Tratamiento de la tos nerviosa

Detalle de manos mujer en terapia psicológica

A nivel físico, la tos nerviosa o psicógena se presenta exactamente igual que la tos seca convencional. Así pues, los tratamientos antitusivos orientados a aliviar la irritación de la garganta y calmar la tos seca, como Flutox, resultarán también muy efectivos.

Algunos remedios naturales comunes para aliviar la irritación, lubricar e hidratar la garganta son:

  • Infusiones de jengibre, tomillo, malvavisco o regaliz.
  • Caldos y tisanas.
  • Gárgaras de miel y limón.
  • Chocolate negro (cantidad recomendada: 60 grs).
  • Caramelos.

Otras maneras de mejorar la tos nerviosa sería aprender a gestionar correctamente las emociones (miedo, hipocondría, pensamientos recurrentes…) para rebajar el nivel de estrés y agitación.

En este sentido puede resultar interesante la práctica de ejercicio tipo yoga o meditación, no solo para relajarse y soltar la tensión, sino también para aprender a respirar adecuadamente y calmar la mente.