Evitar la tos nocturna y los ataques de tos

Mujer joven enferma en cama tosiendo de noche

La tos es un mecanismo de defensa de nuestro organismo que, mediante una reacción espasmódica, expulsa aire a gran velocidad para despejar las vías respiratorias. Un acto reflejo que asociamos con ciertas dolencias o enfermedades, aunque lo cierto es que también tosemos cuando estamos sanos.

La tos, ya sea seca o productiva, puede convertirse en un auténtico engorro, sobre todo si por su intensidad y persistencia interfiere significativamente en nuestra actividad diaria.

Los ataques de tos

Los ataques de tos son episodios en que la tos se intensifica de tal manera que parece que no se pueda parar.

Pueden ser repentinos o causados por el empeoramiento de un cuadro de tos más largo. Los ataques pueden acontecer a cualquier hora del día, aunque suelen incrementarse durante la noche. En estos episodios, la tos parece descontrolada, aumenta de intensidad y supone una disminución considerable de la calidad de vida.

Cuando se prolongan, estos ataques de tos continuos e intensos pueden tener efectos negativos tanto en el plano psicológico como en el plano físico. En el plano psicológico generan estrés y ansiedad y en el plano físico, toser ininterrumpidamente irrita la garganta y provoca dolencias musculares y cefaleas.

Mujer mayor de noche en cama con insomnio

La tos nocturna

Si durante el día la tos dificulta la vida diaria, está comprobado que por la noche los efectos negativos se multiplican: impide conciliar el sueño, tanto a la persona que lo padece como a quienes están a su alrededor. Es desesperante cuando después de un día agotador de tos y malestar, al llegar la hora del descanso esta no solo no cesa, sino que empeora.

Además de las molestias, hay que añadir las consecuencias ligadas a la falta de sueño o a la mala calidad del mismo, que repercuten en el día siguiente: fatiga, malestar, falta de concentración y disminución de la atención.

Los ataques de tos nocturna son extremadamente molestos y pueden alterar nuestra vida diaria. Conocer sus causas nos puede ayudar a reducir esa molesta tos.

En la gran mayoría de casos, la tos seca nocturna tiene como causas:

Al dormir nos tumbamos en posición horizontal, favoreciendo que la mucosidad se acumule en las vías respiratorias superiores. Cuando esto sucede, tendemos a respirar por la boca, haciendo que nuestra garganta se seque y se irrite, desencadenando en un ataque de tos que, de no pararse a tiempo, será el primero de muchos.

  • Infección de las vías respiratorias debido a un resfriado, al virus de la gripe o a una enfermedad infecciosa leve.

  • La irritación y sequedad de las vías respiratorias también puede deberse a:

    • Episodios previos de tos prolongada.
    • Humo del tabaco o contaminación.
    • Sequedad ambiental.
    • Enfermedades como el asma o la rinitis.
    • Tensión emocional.
    • Reflujo.

¿Cómo evitar la tos nocturna y los ataques de tos?

Algunas medidas que podemos tomar para minimizar las molestias de los ataques de tos y paliar las consecuencias de la tos nocturna son:

  • Dormir recostado en vez de tumbado para facilitar la respiración nasal. Como hemos comentado en el punto anterior, estar tumbado hace que la respiración por la nariz sea más dificultosa, lo que lleva a respirar por la boca y a que se irrite o reseque la garganta.
  • Asegurarse de que la habitación está a una temperatura y nivel de humedad adecuados y evitar ambientes muy fríos o secos. Utilizar un humidificador si es necesario.
  • Hidratar la garganta bebiendo muchos líquidos que ayuden a evitar la irritación y a humedecer las membranas de las mucosas, como por ejemplo, alguna infusión.
  • Mantener limpia la habitación, las almohadas y la ropa de cama puede ser beneficioso en caso de que la tos seca tenga relación con algún tipo de alergia respiratoria.
  • También pueden ayudar algunos remedios naturales como los caramelos, inhalar aceites esenciales o hacer ejercicios de respiración.
Madre acostando hija dormida

Como hemos visto, estar todo el día o toda la noche sin parar de toser supone una alteración considerable de nuestra calidad de vida, así que lo más recomendable será empezar el tratamiento desde el principio para evitar el llamado “círculo vicioso de la tos”, que es cuando la misma tos causa la irritación de las vías respiratorias que, a su vez, genera más tos.

En muchos casos solo podremos evitar los ataques de tos con la toma de medicamentos específicos, siempre previa visita y prescripción médica.

Cuando se trate de tos seca o improductiva, nos ayudarán los medicamentos antitusígenos como es el caso de Flutox, que por su textura espesa calma el picor de la garganta y su acción sobre el foco de la tos favorece que esta remita en un plazo de 20 a 30 minutos. Un remedio que nos permitirá, por fin, conciliar el sueño y descansar.

Descanso nocturno

Te deseamos un feliz descanso

Échale un vistazo a otras recomendaciones

Descubre cómo prevenir la Tos Seca

No olvides cuidar tus vías respiratorias

La Tos Seca en niños

Flutox, un antitusivo pensado para ti

  • Sin lactosa ni gluten
  • En jarabe para adultos y niños mayores de 2 años
  • En comprimidos para adultos y adolescentes mayores de 12 años
Bodegon Flutox